top of page
Buscar
  • Foto del escritorTAB

El Poder de tu Visión Personal

A pesar de tus grandes ambiciones como propietario de un negocio, siempre debes contar con una visión personal que sea sólida y que esté alineada con la visión y los objetivos de tu empresa

Jason Zickerman | Marzo 2, 2023

COLABORADOR DE LA RED DE LIDERAZGO EMPRENDEDOR

CEO DE THE ALTERNATIVE BOARD | ASESOR DE CRECIMIENTO Y DESARROLLO EMPRESARIAL


Los dueños de negocios, a menudo, poseen objetivos bastante elevados que van encaminados a administrar y a hacer crecer sus negocios. Tal vez algunos quieran llegar a $5 millones en ventas o tal vez esperan comprar una segunda empresa. Sea cual sea el objetivo, es importante tener grandes ambiciones cuando se es empresario, por lo que el hecho de establecer y alcanzar determinados estándares es la clave para avanzar. Pero alcanzar los objetivos de la empresa, incluso los más importantes, es solo una parte de la receta para el verdadero éxito de cualquier empresario. De hecho, tal vez te sorprenda saber que, a menudo, los empresarios fallan en tomar en cuenta una consideración que es crucial al establecer objetivos comerciales o tomar decisiones importantes de crecimiento: ¿Cómo es que se alinean estos objetivos con su propia visión personal?


Cuando los empresarios se acercan a mí para obtener información sobre cómo lograr algo significativo en su empresa, primero les pregunto: "¿Qué es lo que quieres de tu vida y cuál es tu visión personal del éxito?"


Casi siempre, estas preguntas los toman desprevenidos. Podrían responder: "Los negocios son los negocios, así que puedo ajustar mi vida personal para adaptarme a mis objetivos comerciales"; pero ese enfoque no es justo para ellos ni para sus empresas, ya que el éxito personal y el éxito empresarial están casi inextricablemente entrelazados.


Es decir, las probabilidades de que logre hacer realidad la visión que tiene para su negocio crecen considerablemente si dicha visión se encuentra alineada con la visión que tiene en mente respecto a su vida personal.


Es como andar en bicicleta

Alinear tu visión significa que llegas a tu destino más rápido y disfrutas mucho más del viaje.


Piensa en el éxito empresarial como una bicicleta. La rueda delantera de la bicicleta representa tu visión personal. La rueda trasera es la visión de tu empresa. Cuando esas ruedas de visión están alineadas, te impulsan tanto a ti como a tu negocio de una manera positiva. Sin embargo, si sacrificas tu visión personal para lograr tu visión empresarial, las ruedas de la bicicleta ya no se moverán de forma sincrónica y algo terminará por colapsar. Y ese algo sueles ser tú, el dueño del negocio.


Usemos la compra de una segunda empresa como ejemplo. Tu visión comercial podría estar enfocada en expandir tu empresa, generar nuevas fuentes de ingresos y tal vez abrir más sucursales. Así pues, la compra de una segunda empresa suena fantástico y parece tener mucho sentido. O al menos eso parece hasta que piensas que tu visión personal es reducir esas semanas laborales de 80 horas y pasar más tiempo con los hijos o los nietos. En ese caso, probablemente querrás dejar pasar esa oportunidad para mantener esas ruedas de visión alineadas y moviéndose en sincronía.


La visión personal es lo primero

La colaboración surge de forma natural de situaciones en las que los líderes empresariales animan a los equipos o departamentos a trabajar juntos. Para poner las cosas en marcha, designa "un equipo multifuncional para abordar un desafío comercial persistente, mientras proporcionas las herramientas y los recursos necesarios para lograr un resultado favorable". Este enfoque promoverá una mayor participación del equipo.


Relaciona a los empleados con las tareas correctas

Muchos empresarios se equivocan al establecer primero la visión de su empresa aunque, sin duda, establecen algunos objetivos importantes en el proceso. Es innegable que su afán y compromiso con el éxito comercial es encomiable, pero ¿cuál es el costo que recae en su visión y en su satisfacción personal?


Recuerda: la rueda delantera de nuestra bicicleta del éxito es la visión personal. Al liderar con lo que deseas en tu vida personal, ya sea pasar más tiempo con tu familia, planificar tu estrategia de retiro o cualquier otra cosa que consideres importante, definitivamente podrás dirigir mejor tu empresa y alcanzar tus objetivos.


Ahora, invirtamos el orden y pongamos la rueda de la visión empresarial al frente. ¿Qué pasa entonces? Esto ni siquiera es realmente hipotético, porque muchos empresarios están atrapados en esta desafortunada dinámica. Pasan por alto o sacrifican voluntariamente su visión personal para lograr cualquier objetivo a corto o largo plazo que establezcan para el negocio. ¿Es admirable? Tal vez. ¿Es sostenible? Tal vez. ¿Es saludable? Lo más seguro es que no.


Liderar con la visión empresarial casi siempre conlleva un costo personal sustancial.


¿Realmente se trata de trabajar menos?

Establecer una alineación entre tu propia visión y la visión de tu empresa, sin duda, tiene sus beneficios personales; sin embargo, la alineación de la visión no se trata realmente del equilibrio entre el trabajo y la vida personal del propietario del negocio, per se. Se trata de crear estabilidad y orquestar el éxito en cada campo, sin sacrificar el bienestar del otro. Se trata de fomentar la sinergia en los dos aspectos más importantes de la vida de un empresario. Y quizás lo más notable en todo esto es que se trata de comprender que, incluso, un negocio exitoso dirigido por un empresario considerablemente insatisfecho, en realidad no es tan exitoso como parece.


Creando tu propia visión personal

Si aún no tienes una visión personal significativa, desafíate a crear una. Identifica tus valores personales, fortalezas y metas para tu vida. Considera tanto tus obligaciones a corto plazo como tus esperanzas y sueños a largo plazo. Elabora y perfecciona esa visión personal hasta que sea completamente clara y concisa.


Si ya tienes una visión personal bien elaborada, te felicito. Si además has construido una fuerte visión empresarial, mejor aún. Es hora de alinear esas visiones para así poder crear un pilar que respalde tu éxito y tu longevidad.


Y no te olvides de liderar con la rueda delantera de la bicicleta. Te guiará a ti y a tu negocio hacia donde quieres ir.


Traducción del Artículo publicado en la revista Entrepreneur.


44 visualizaciones0 comentarios

Comments


TAB-LI-Personal-ChangeHappens-1584x396-PicOnly-v4.jpg

El conocimiento colectivo al servicio de tu éxito
19 razones por las que necesitas un consejo integrado por empresarios

bottom of page